Arte Impresionista | Etapa de la historia del arte | Análisis

La originalidad supera a la perfección. Esta es la premisa que define al arte impresionista. La burla fue la reacción inmediata de los críticos al aparecer este movimiento artístico a mediados del siglo XIX. Sin embargo, es gracias a esa tendencia que tienen lugar los estilos artísticos que se conocen hoy. A continuación, conoce de cerca este tipo de manifestación artística  y déjate sorprender.

¿Qué es el Arte Impresionista?

El origen del Arte Impresionista

El arte impresionista es el movimiento artístico más radical del siglo XIX, fundamentalmente en  la pintura. Sus obras reflejan la impresión valiosa del mundo, es decir, los pintores aspiraban pintar la luz en el instante exacto en que la captaban. En este aspecto, rompe todos los paradigmas anteriores, ya que antes del impresionismo se favorecían las siluetas planas.

El término impresionista se utilizó también para otras artes, como  la literatura, la música,  la escultura y la arquitectura. Sin embargo, todos sus rasgos determinantes son muy propios de la pintura. Las pautas del impresionismo fueron objeto de burla y oposición debido a la subjetividad artística. Este movimiento se identifica por el empleo de colores puros sin combinar. Asimismo, la pincelada natural no se oculta, la luz y el color predominan.

Antecedentes

La historia del movimiento artístico impresionista se debe a  una sucesión de encuentros entre pintores buscando independencia artística en la segunda mitad del siglo XIX. Buscaban librarse  de los códigos juiciosos puestos en aquella época por la Real Academia de Pintura y Escultura. Por consiguiente, empiezan a trabajar en talleres privados, lo que les da la oportunidad de pintar a su manera.

En el momento que aparece esta corriente artística inicia la clave del desarrollo de las artes más libres en Europa, en especial en Francia. Esta influencia da como resultado los fundamentos para el futuro, como el postimpresionismo y las vanguardias. Todos estos movimientos generan un estilo totalmente opuesto al arte que le precede. El arte impresionista viene a ser la inspiración de grandes artistas como Vince Van Gogh y Pablo Picasso.

Características  del arte impresionista

Característica del Arte Impresionista

La esencia del impresionismo se puede resumir en una frase de Edouard  Manet “Pinto lo que veo, y no lo que los otros quieren ver”. Por ello, puede decirse que este tipo de arte se caracteriza por los siguientes aspectos:

  • La intención de plasmar la sensación del momento como obra de arte. Por ello, los artistas emplean pinceladas espontaneas, rápidas, flojas y separadas, lo que las diferenciaban del estilo tradicional empleado hasta el momento.
  • La obra se realiza de manera sencilla y sincera. En el caso de la pintura, arte que sufrió mayor revolución, las líneas tienden a ser borrosas, tenues, con un poco de expresión. Para ello, se combinan distintas técnicas que dan el efecto buscado.
  • El elemento más importante es la luz, por lo que podían aplicar temas o técnicas con las que se puede jugar para aportar mayor protagonismo a los colores y no a las formas.
  • Hay una mayor preferencia para apreciar las obras en grandes espacios, de manera que parten del análisis de la realidad. Se centra en los efectos que produce la luz en los cuerpos con el fin de lograr una interpretación de lo que el artista contempla.
  • Se eliminan los detalles y se dejan las formas trazadas en colores primarios. La idea era aportar máximo realismo al trazar pinceladas de color yuxtapuestas.  

Uno de los avances de este movimiento consistió en la creación de nuevos pigmentos. Esto abrió un universo de posibilidades, leyes cromáticas y formas de expresión artísticas que se mantienen en la actualidad.

Obras y artistas

Los artistas más importantes del impresionismo son a su vez sus pioneros, entre los que están Edouard Manet (1832-1883) cuya obra destaca El almuerzo campestre y  La Olimpia. Además, puede afirmarse que es gracias a Claude Monet (1840-1926) que se le da el nombre impresionista a este movimiento artístico. Leroy se burla de la pintura de Monet titulada Impresión, sol poniente. Desde ese momento, se llama así a todas las obras cálidas y sencillas que seguirían surgiendo.

Por otro lado, François-Auguste-René Rodin  representa como escultor el espíritu del arte impresionista y es conocido como uno de los padres de la escultura moderna. El Pensador es su obra mundialmente famosa.

En  conclusión, el arte ha evolucionado de formas asombrosas y el impresionismo así lo demuestra. Gran parte del arte que se disfruta en la actualidad, proviene de personas que se atrevieron a pensar diferente y lograr el cambio.